Close

Aún no eres miembro? Regístrese ahora y empiece.

lock and key

Accede a tu cuenta.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

Historia y Patrimonio Cala


CALA

BREVE RESEÑA HISTÓRICA

Érase que se era un pueblecito rodeado de una belleza paisajística sin igual, dentro de un entorno denominado Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Su nombre procedía del término Callentum, de origen grecorromano y significaba Hermosa, quizás por el  atractivo que caracterizaba a este  emplazamiento serrano.

Era tal su encanto que la Conquista Romana llegó hasta sus parajes, la cual, según expertos y entusiastas de la Historia de Cala, esta fue la colonización humana más importante que recuerda la memoria histórica y arqueológica de una comunidad cargada de matices ancestrales y culturales.

Existe una lápida hallada en la Ermita Ntra. Sra. de Cala en la que aparece el nombre de Seguida Restituta Iulia. Se cuenta por expertos (Timoteo Rivera) que ese nombre es de origen Céltico, dato que nos indicaría la existencia de un asentamiento prerromano que una vez romanizado pasaría a llamarse Restituta Iulia. Se han encontrado bajo esta Ermita pilares de columnas y vestigios, quizás de un Antiguo Templo Romano.

Cala está rodeada de parajes mineros conocidos con los nombres de Minas de Cala y La Sultana en los cuales se intensifican la huella romana encontrándose numerosas escorias de esta época: restos humanos, ánforas y herramientas que prueban la fuerte explotación de cobre y hierro.

Pero la magia y la belleza sucumbieron no sólo a esta civilización sino también a los Visigodos y a los Árabes  que quisieron también formar parte de la Historia de Cala  aprovechando la riqueza y los recursos naturales que ofrecía este enclave. Ellos construyeron a lo largo del s. XII la actual fortaleza en lo alto de un estratégico cerro por cuya ladera se extendió el caserío. Las escasas prospecciones arqueológicas realizadas parecen indicar que bajo esta fortaleza ha habido asentamientos humanos mucho más antiguos.

Cala también fue conquistada por Fernando III, siendo adjudicado como dominio de realengo en el repartimiento de Alfonso X  unos años después. Esto hizo que perteneciera al Reino de Sevilla, con semejantes fueros y privilegios por sus habitantes. Desde entonces, se inició una importante repoblación de inmigrantes procedentes de tierras de León.

Durante la Baja Edad Media y siglos posteriores fue también notable la Artesanía del Vidrio de la que aún queda restos arqueológicos en el conocido Cercado del Vidrio.

En la actualidad, Cala cuenta con unos 1400 habitantes siendo uno de los cinco pueblos que componen la Mancomunidad Intermunicipal RSU Sierra Minera. Su extensión es de 8394 has. Limita en su término con Zufre al Sur;  con Santa Olalla del Cala al Sureste; Al Oeste con Arroyomolinos de León, y al Norte con las localidades pacenses de Monesterio y Calera de León, de quienes la separa la Rivera de Cala.

La economía de este pueblo se ha movido siempre en la dualidad entre el sector agrario y minero, pero dada la crisis estructural de la mina toman un mayor auge actividades tradicionales como la ganadería, el aprovechamiento forestal, etc.; y en la actualidad surgen con fuerza  nuevas actividades relacionadas con el sector Servicio y el  Turismo Rural.

La Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena de Cala forma parte del conjunto de templos mudéjares de la Sierra de Huelva de los siglos XIV y XV

Debió construirse en la segunda mitad del siglo XIV (1350-1400), probablemente bajo el reinado de Pedro I (1350-1369). Su estilo es Mudéjar Sevillano y a lo largo de los siglos ha sufrido numerosas reformas que la han ido modificando; unas veces por necesidad, y otras con el fin fundamental de embellecerla, adaptándola a los nuevos gustos y modas, expresión máxima de la devoción que los Caliches siempre han sentido por su Virgen y su Iglesia. recientemente. En la actualidad, esta Iglesia junto con inmuebles de su interior y su entorno más inmediato, están en proceso de ser declarado como BIC (Bien de Interés Cultural) en la Categoría de MONUMENTO

RETABLO DE TABLAS SANTA MARÍA MAGDALENA DE CALA

Desde que se construyó la Iglesia de Cala, se decoró la cabecera del templo con pinturas murales. En los comienzos del siglo XVI, un espléndido retablo mural cubrió la cabecera del templo, y ocultó al otro más antigüo. Quizás no pasaron treinta años cuando se hizo otro nuevo, más moderno y lujoso, en madera y pinturas al óleo. Por su antigüedad y su buen estado de recuperación, se consideran obras de un valor histórico-cultural inigualable a nivel de Andalucía. Las restauraciones de estos retablos,  han sido promovidas por la Junta de Andalucía, el Obispado de Huelva y el Ayuntamiento de Cala, siendo la Delegación Provincial de Cultura de Huelva la encargada de la dirección facultativa de este proyecto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR